IV Asamblea MVC: “Ha sido un trabajo en familia”

Foto-final-IV-AP-MVC-FSN

Arequipa, (IV Asamblea MVC – Perú). Con una cena final se celebró el fin de los trabajos de la IV Asamblea Plenaria del Movimiento de Vida Cristiana. Los asambleístas compartieron en un ameno ambiente de familia junto al Consejo General del MVC en el campus de la Universidad Católica San Pablo.

Los trabajos de la IV Asamblea Plenaria del Movimiento de Vida Cristiana concluyeron con una cena en el campus de la Universidad Católica San Pablo (UCSP), institución donde se realizaron la mayoría de reuniones de trabajo.

Antes de empezar la celebración, Alexandre Borges, Coordinador General del MVC dirigió algunas palabras a los asambleístas agradeciéndoles por su participación en la IV Asamblea Plenaria del MVC. Borges se dirigió primero en inglés a los miembros de la Familia Sodálite de Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Australia y Filipinas que participaron como delegados de habla inglesa. Señaló que en el MVC “reconocemos los muchos regalos y talentos que traen al Movimiento. Estamos confiados en que el MVC se encarnará de manera más profunda en la realidad de cada uno de sus países”.

Luego se dirigió en su lengua natal a los asambleístas de habla lusitana representantes de ciudades de Brasil y Angola. Recordó a los presentes que “Brasil fue el primer país fuera del Perú en contar con la presencia de la Familia Sodálite, lo que deja claro que desde el principio de nuestro peregrinar como Movimiento nuestra vocación era universal”. Resaltó la importancia de Brasil por ser un país de dimensiones continentales y de Angola por estar ubicado en África, “un continente tan importante para la Iglesia y para la humanidad entera”. Pidió de manera especial a todos los miembros del MVC considerar la posibilidad de apoyar el apostolado y la promoción humana en África.

El Coordinador General continuó luego en italiano. Agradeció a los representantes venidos de la capital de Italia y Sede de Pedro. Señaló que “Roma, que es para todos nosotros una ciudad tan querida, donde todos en lo profundo deseamos estar allí como peregrinos para expresar nuestra eclesialidad, nuestra pertenencia a la Iglesia universal y, por supuesto, para ver —incluso así sea desde la distancia— al Sumo Pontífice, para expresarle nuestra filiación y oración constante”.

Finalmente se dirigió a los asambleístas venido de diversos países de habla hispana. Agradeció a los asambleístas venidos de Colombia, Ecuador, Argentina, Chile, México, Costa Rica y a los delegados del país anfitrión, Perú. Afirmó que “su aporte ha sido fundamental y sentimos realmente el grado intenso de compromiso de cada uno de ustedes con el MVC y con nuestra familia espiritual”.

Borges dio un especial agradecimiento a los miembros del MVC Arequipa y al equipo de la Universidad Católica San Pablo “que nos apoyó de manera invalorable y abnegada. Ciertamente sin ustedes no hubiéramos podido realizar la Asamblea Plenaria”. También aprovechó para agradecer a la Comisión de Redacción. “Todos sabían, al aceptar ser miembros de la comisión, que el trabajo iba requerir, además de su talento, una buena dosis de sacrificio. Ellos nos edificaron con su sincera apertura a las mociones del Espíritu Santo y buscaron construir un documento que plasmase lo que vivimos”.

Concluyó señalando que “una de las frases que más me gustó del documento fue ‘hemos trabajado juntos’. No ha sido un trabajo en equipo cualquiera, ha sido un trabajo en familia. Familia diversa y de una riqueza conmovedora”. Tuvo sentidas palabras de agradecimiento para los miembros de las diversas asociaciones de la Familia Sodálite y pidió a los miembros de la familia espiritual rezar por los frutos de la IV Asamblea Plenaria y la aplicación del Documento Final —fruto de la intensa semana de trabajo y oración— que será publicado en unos días.

Deja un comentario