¿Qué necesita una persona pobre? – Gonzalo Pella Puente Arnao

Poor-People (1)No es difícil saber que la persona que más necesita es la persona que vive en pobreza, la que no tiene qué comer, qué vestir ni dónde pasar la noche. Pero, ¿qué necesita?, ¿que se le regale todo o que siga mendigando en la calle?

 

Es cierto que hay una necesidad material ante la pobreza y en muchos casos una pobreza extrema, pero el hombre qué hace al respecto. Y específicamente, ¿qué hacemos nosotros, cada uno, al respecto? Creo personalmente que esa necesidad de buscar es – o debería ir – más allá de lo material, a un plano que no se agote, sino más bien que se pueda renovar día a día.

La persona que vive en la pobreza en algunas ocasiones experimenta tristeza, desánimo, desesperanza. Cuesta mucho salir del círculo de miseria por sí misma o incluso teniendo la posibilidad, prefiere vivir en ella. Es labor de nosotros como católicos de enseñarles a estas personas que hay más, que hay una respuesta a tanta desolación y desesperanza. Que esa respuesta es vivir nuestra vida de manera digna y con esperanza.

«Somos personas dignas por el hecho de ser personas»

El apóstol San Pablo dice: “Ya conocen la generosidad de Nuestro Señor Jesucristo que, siendo rico, se hizo pobre por nosotros, a fin de enriquecernos con su pobreza” (2da Carta a los Cor 19,9) Ahí tiene sentido todo, la persona que tiene poco o nada descubre una dignidad más grande que se la señala el mismo Señor Jesús, quien se hizo pobre para darnos el reino eterno.

 

Nuestra dignidad como persona no se define por tener más o tener menos; ni si quiera por el hecho de tener. Somos personas dignas por el hecho de ser personas; algo que no se nos puede quitar y que es necesario transmitir a nuestros hermanos más pobres. Esa dignidad que renueva la esperanza y nos impulsa a salir adelante día a día.

 

 

Deja un comentario